Dr. Javier Bravo Icaza

La vocación del hábil primogénito nació de forma natural, cuando desde pequeño solía acompañar en el trabajo a sus papás y veía cómo ellos recibían con amabilidad y pasión a todas las mascotas que llegaban a la clínica. Esta situación influyó a decidirse por tal profesión al graduarse de bachiller. Sus padres siempre lo apoyaron sobre todo al transmitirle el alto sentido de responsabilidad y humanidad que necesita un profesional en esta rama. El Dr. Javier Bravo se ha invertido y sumergido completamente en el rol de cuidador y de mantener el sentimiento esencial de lo que hace la clínica hoy en día y será a lo largo de los años: la calidez, la entrega y la pasión por lograr día a día un mejor servicio e innovar dentro de él.